Día de la Tierra Palestina – Por el derecho de los pueblos a la autodeterminación

World March of Women - Marche mondiale des femmes - Marcha Mundial de las Mujeres

El 30 de marzo de 1976, el ejército israelí atacó a los manifestantes en medio de una huelga organizada por los palestinos que vivían en Galilea ante otro avance de los asentamientos ilegales israelíes en territorio palestino. Mató a seis personas, hirió a cientos. Desde entonces es el Día de la Tierra Palestina – — el día en que los palestinos celebran este evento en la larga lucha por sus tierras y contra la ocupación israelí. Es el día que hemos elegido, en el calendario de la 5ª Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres, para demostrar nuestra solidaridad y dar visibilidad a las luchas de las mujeres en sus territorios por el derecho a la autodeterminación. Hoy, las mujeres de MMM en docenas de países manifestarán su solidaridad y apoyo a esta lucha librada por mujeres de muchos pueblos.

Aquí publicamos dos textos escritos por miembros de nuestro Comité Internacional. Ruba Odeh, de Oriente Medio y África del Norte, nos escribe desde la Palestina ocupada. Y Vania Martins, de Portugal, nos envía una reflexión sobre el derecho a la autodeterminación.

Marchamos en solidaridad internacionalista con las mujeres que resisten la segregación, los asedios, la militarización, la vigilancia y la persecución política. Resistimos los embargos y las sanciones imperialistas y marchamos por el derecho de los pueblos a tener su propia voz y a decidir su futuro en paz y democracia.

Ocupada, en cuarentena, todavía luchando

Por Ruba Odeh, Comité Internacional, Marcha Mundial de las Mujeres

LAS MUJERES PALESTINAS SE MANIFIESTAN EN RAMALLAH, EN LA RIBERA OCCIDENTAL, CONTRA EL «TRATO DEL SIGLO», CON FOTOGRAFÍAS DE COMPATRIOTAS ARRESTADaS POR EL ESTADO ISRAELÍ.

El 30 de marzo es el Día de la Tierra Palestina y la fecha que fijamos en el calendario de la 5ª Acción Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres para dar visibilidad a la lucha de los pueblos por su derecho a la autodeterminación. Este día llega a la luz de los desafíos que enfrenta la humanidad frente a la pandemia del coronavirus, en la que las políticas coloniales y los regímenes neoliberales están comenzando a colapsar debido a sus brutales políticas socioeconómicas. Esta crisis pone de manifiesto la fragilidad de los sistemas de salud y la falta de protección social ante la militarización del mundo y la generalización del sistema de consumo centrado en los intereses de las empresas transnacionales y los Estados imperialistas.

Palestina se encuentra en un estado de cuarentena obligatoria. La ocupación sionista todavía controla y encierra la Franja de Gaza, que se enfrenta a la posibilidad de una pandemia sin apenas medios para reaccionar, lo que constituye un factor agravante de la crisis.

El Día de la Tierra Palestina se celebra este año después de que el gobierno de EE.UU. anunciara su plan conjunto con la ocupación. Llamado el «Acuerdo del Siglo», este acuerdo confirma la negación de los derechos nacionales del pueblo palestino y trabaja para robar y anexar grandes partes de las tierras de la Ribera Occidental, especialmente el Valle del Jordán. Las colonias, de hecho, legislan en estos territorios y tratan de adjuntarlos a la potencia ocupante. Esto significa un mayor aislamiento del pueblo palestino. En Jerusalén hay políticas claras de limpieza étnica y de prohibición de cualquier actividad palestina, en un plan claro y declarado de «judaizar» la ciudad y negar su identidad palestina.

La ocupación sionista, por supuesto, tratará de explotar la preocupación mundial de enfrentar la epidemia para robar más tierra palestina y debilitar la sociedad palestina.

Por lo tanto, la solidaridad con el pueblo palestino en el Día de la Tierra debe centrarse en estos puntos:

– Solidaridad con el pueblo palestino en defensa de su tierra

– Todos los asentamientos son ilegales

– Levantar el asedio a la Franja de Gaza

– El pueblo palestino tiene derecho a la soberanía sobre su tierra

– Libertad y seguridad de los prisioneros palestinos en las cárceles de la ocupación

– Fortalecer el movimiento de boicot a Israel como Estado ocupante y promotor del apartheid

Somos conscientes de las condiciones en las que viven las mujeres de todo el mundo durante la pandemia. Las actividades deben ser de una manera que garantice la seguridad de todas.

La autodeterminación es un derecho colectivo y solidario

Por Vania Martins, Comité Internacional de la Marcha Mundial de las Mujeres

El 30 de marzo celebramos el Día de la Tierra Palestina, un acontecimiento histórico que tuvo lugar en 1976 en el que los palestinos resistieron como colectivo a la ocupación sionista, reclamando su tierra y el derecho a la autodeterminación.

El derecho a la autodeterminación se considera un derecho humano fundamental y se reconoce ampliamente como el derecho de los pueblos a determinar los diversos elementos de su gobierno; sin embargo, esta perspectiva de derechos humanos ha permitido una visión estrecha de la autodeterminación como libertad civil y se basa profundamente en el logro de la condición de Estado y la soberanía del Estado. Es necesario ir más allá de esta narrativa, que está profundamente vinculada a la etnia y la soberanía histórica y sólo permitirá reproducir las estructuras patriarcales y las relaciones de poder, así como la representación política limitada y el acceso a los recursos; y centrarse, en cambio, en los derechos de las comunidades.

Es necesario redefinir la autodeterminación como un derecho colectivo y solidario que abarca dentro del derecho a tener una voz política e influir en los procesos económicos y sociales bajo los cuales vive un grupo colectivo. Es un derecho que pertenece a todos los pueblos, no sólo a los estados-nación. Ese derecho sólo puede ejercerse teniendo en cuenta la situación de la mujer y su condición social, política y económica y abordando los múltiples tipos de violencia que suelen sufrir las mujeres cuando luchan por la libre determinación.

Nosotras, mujeres de la Marcha Mundial, denunciamos la relación entre la lucha por la autodeterminación y la violencia que experimentan las mujeres y las comunidades por un modelo neoliberal militarizado. El despliegue de los militares para reforzar la soberanía del Estado y la integridad territorial en sus diversas formas — ya sea un entorno de «paz armada» en Cataluña o de limpieza étnica en los territorios kurdos — criminaliza el derecho a la resistencia y sigue utilizando el cuerpo de las mujeres para reafirmar su poder. También crea tipos específicos de violencia contra la mujer como la imposición de fronteras que separan a las comunidades; el desplazamiento territorial forzoso; violencia espiritual y/o religiosa como la imposición de las religiones dominantes, la destrucción de lugares considerados sagrados y la apropiación de tierras que las poblaciones originarias consideran sagradas; además de, en muchos casos, puntos de control para restringir la libertad de movimiento.

Junto con estas violaciones de los derechos humanos y la limpieza étnica, este modelo racista e imperialista también se apodera de las tierras de los pueblos y las destruye, impidiendo el acceso a sus recursos. En muchos casos, los militares y los gobiernos están al servicio de las empresas transnacionales con intereses económicos en estas tierras, beneficiándose de un sistema capitalista patriarcal en el que las mujeres siempre son el blanco.

En Palestina, el brutal apartheid colonial israelí, ayudado por las políticas imperialistas de los Estados Unidos de América, sigue desplegando el ejército contra el pueblo palestino mientras impone un bloqueo a la Franja de Gaza, creando una crisis humanitaria sin precedentes, agravada por las actuales crisis pandémicas mundiales. También continúa su campaña contra el movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones), calificándolo de antisemita, y el acoso, vigilancia y persecución de sus activistas.

En el Sáhara Occidental, el criminal Reino neoliberal de Marruecos amplía su explotación de los recursos saharauis en un vergonzoso acuerdo con la Unión Europea, facilitado por la antigua potencia colonial del Estado español, mientras que el pueblo saharaui se ve obligado a vivir bajo una ocupación violenta o a escapar a los campamentos de refugiados en el desierto de Argelia.

En el Kurdistán, el régimen expansionista turco continúa su proyecto de limpieza étnica y apropiación de tierras, ayudado por la persecución política del pueblo kurdo en el Iraq y el Irán y empeorado por la guerra civil siria; mientras que Occidente sigue clasificando al pueblo kurdo que resiste como terrorista y permite su continua persecución y vigilancia.

En Papúa Occidental, el Estado indonesio continúa su política de empobrecimiento forzoso de las comunidades mientras explota sus recursos, e impone políticas racistas para promover la marginación de los pueblos indígenas mientras alienta la migración de indonesios a Papúa Occidental, creando conflictos y competencia por la tierra.

En el Estado español colonial, el País Vasco, Cataluña y Galicia se ven constantemente impedidos por el gobierno de decidir pacífica y democráticamente sobre su futuro, y tanto el ejército como la policía han sido utilizados contra los civiles y para la vigilancia de su población.

Denunciamos también las herramientas neoliberales, imperialistas y capitalistas como los bloqueos y sanciones utilizados contra la soberanía de los pueblos y su derecho a construir sus propios procesos políticos como Venezuela, Cuba, Malí, Yemen, Libia o Irán que empobrece a la población y pone en peligro la supervivencia de sus sociedades, en particular con la actual crisis sanitaria y social creada por los Covid-19.

Exigimos el fin de las sanciones, los bloqueos y la ocupación y pedimos la movilización contra este modelo neoliberal capitalista, imperialista y racista y la solidaridad con los pueblos que resisten en todo el mundo, que luchan contra la subyugación y por su libertad.

¡Resistimos para vivir, marchamos para transformar!

¡Seguiremos en marcha hasta que todas las mujeres sean libres!