El pueblo palestino ante la colonización, la ocupación y la pandemia de COVID-19

World March of Women - Marche mondiale des femmes - Marcha Mundial de las Mujeres

Las mujeres palestinas se enfrentan a muchos desafíos en su vida cotidiana, estos desafíos se representan como obstáculos planteados por la colonización, los planes de anexión y la pandemia de COVID-19.

La ocupación israelí continúa con sus políticas coloniales destinadas a abolir la causa palestina mediante una serie de políticas que incluyen planes de limpieza étnica, específicamente en Jerusalén, invasiones y detenciones diarias, violaciones militares contra los palestinos y el actual asedio a la Franja de Gaza, demoliciones de viviendas, confiscación de tierras y recursos hídricos, disminución de la libertad en todos los aspectos de la vida de los palestinos y asfixia de las organizaciones y asociaciones palestinas para detener su acción.

Arrestos, invasiones nocturnas y ejecuciones deliberadas

Más de 4700 palestinos están actualmente presos en cárceles israelíes, más de 360 de los cuales se enfrentan a detenciones administrativas ilegales. También hay 42 mujeres presas, 3 de las cuales se enfrentan actualmente a interrogatorios inhumanos en el centro de interrogatorios del recinto ruso en Jerusalén, 2 presas han estado aisladas en la prisión de Al-Jalameh durante más de un mes hasta la fecha, y 18 son madres de niños menores de edad. En la duración de la pandemia COVID-19, 2.300 palestinos fueron arrestados, incluyendo niños y mujeres.

Más de 700 prisioneros palestinos están clasificados como enfermos y necesitados de asistencia médica con afecciones que van desde problemas de salud menores hasta enfermedades terminales y crónicas, y no se les presta la atención médica adecuada, lo que ha dado lugar a muchas muertes dentro de las prisiones debido a problemas de salud no tratados, siendo el más reciente el fallecimiento de Sa’di Al-Gharabli, de 75 años de edad, como consecuencia de un cáncer de próstata no tratado. Recientemente se ha sabido del diagnóstico de un prisionero palestino con COVID-19, y cabe mencionar que dicho prisionero también está luchando contra el cáncer y se ha puesto en contacto con el virus durante una visita al hospital. La noticia de que COVID-19 ha llegado a los prisioneros palestinos es preocupante ya que las prisiones están superpobladas, sin materiales de limpieza adecuados ni atención médica.

El ejército israelí realiza invasiones nocturnas semi diarias en todas las zonas de la Cisjordania que implican invasiones de hogares y detenciones que suelen aterrorizar a las familias, especialmente a los niños, que están presentes dentro de las casas, ya que las invasiones se llevan a cabo de manera muy violenta y tensa. Además de los enfrentamientos durante estas invasiones en las que los militares utilizan balas metálicas vivas y recubiertas de goma, así como gases lacrimógenos tóxicos y bombas de sonido que suelen acabar hiriendo a los palestinos en diferentes grados.

También se llevan a cabo periódicamente ejecuciones deliberadas sobre el terreno bajo la acusación de acciones violentas por parte de los palestinos. Esta afirmación se demuestra falsa al observar a los palestinos ejecutados, como el palestino autista jerusalení Iyad Al-Hallaq, muerto a tiros camino a la escuela con su maestro bajo la falsa afirmación de que tenía un arma en su poder. Otro caso es el de Ahmed Eriqat, que recibió un disparo en su coche en un puesto de control israelí cuando se dirigía a la boda de su hermana después de tener un accidente de coche que los militares afirmaron que fue un ataque para dispararle mortalmente.

Demoliciones de casas y confiscaciones de tierras

Las demoliciones de casas son una forma de las violaciones sistemáticas que la ocupación practica contra el pueblo palestino. En Cisjordania y Jerusalén, las familias son sometidas a demoliciones, lo que hace que se enfrenten a la falta de vivienda y a la expulsión. Durante la pandemia de COVID-19, el número de demoliciones casi se ha duplicado, lo que ha dado lugar a la dislocación de muchas familias, incluidos niños y mujeres. Los palestinos, especialmente los habitantes de Jerusalén, a veces se ven obligados a derribar sus propias casas para evitar los costos extremadamente elevados de la demolición por parte de la ocupación. Las demoliciones causan perturbaciones a las familias porque necesitan buscar refugio, lo que les obliga a alquilar casas por grandes sumas de dinero, o a mudarse de nuevo a casas de familias extensas, o a vivir en refugios inadecuados como tiendas de campaña o casas móviles, lo que es peligroso especialmente en una pandemia mundial, ya que no se pueden adoptar medidas sanitarias adecuadas. Eso expone a esas familias, en particular a los niños y los ancianos, a entrar en contacto con el virus. Las mujeres son las más afectadas por esto ya que son las principales cuidadoras de los niños y de los asuntos familiares y se ven obligadas a enfrentarse a retos sociales y económicos muy difíciles.

También han continuado las acciones de confiscación de tierras, especialmente cuando los planes de anexión sugeridos comenzaron a entrar en vigor recientemente. Esos planes entrañan la confiscación del 30% de las zonas de Cisjordania, especialmente las tierras agrícolas y las que contienen recursos naturales en el Valle del Jordán, que proporcionan una gran suma de los productos agrícolas y las fuentes de agua de Palestina. Esto, a su vez, refuerza las políticas del régimen de apartheid hacia los palestinos, lo que a su vez representa una limpieza étnica y una soberanía ilegal.

El bloqueo de Gaza

El bloqueo de Gaza continúa, lo que hace casi imposible la vida de los palestinos, obstaculiza cualquier posibilidad de vida normal. Hoy en día, los índices de pobreza en Gaza superan el 50% de la población, la mayoría de los cuales son mujeres y familias encabezadas por mujeres. Por otra parte, la ocupación impone el control de los recursos hídricos, lo que hace que los habitantes de Gaza consuman agua contaminada y tengan un acceso limitado al agua en su vida cotidiana. El asedio está provocando el aumento del número de víctimas mortales en la Franja de Gaza, ya que el acceso y los servicios de salud son muy limitados y los enfermos tienen que buscar tratamiento fuera de la Franja de Gaza, lo que requiere permisos especiales de la ocupación que no suelen concederse. A los habitantes de Gaza también se les niega la libertad de circulación.

Covid-19 y el pueblo palestino

La pandemia de COVID-19 puso de manifiesto el hecho de que la Ocupación israelí pretende explotar el actual estado global para imponer más presión sobre el pueblo palestino mediante la opresión y la negligencia sistemática, así como la discriminación contra los palestinos, específicamente en Jerusalén.

Jerusalén

La discriminación en Jerusalén se puso de relieve de múltiples maneras, como la obstrucción del trabajo de los comités de salud, incluido el arresto de 3 trabajadores durante su trabajo en los barrios de esterilización. Si bien la ocupación centró sus esfuerzos en combatir el virus dentro de sus comunidades, practicó su habitual discriminación racial contra los palestinos en Jerusalén, retrasó deliberadamente la apertura de un centro para la realización de pruebas de COVID-19 en una zona árabe y privó a más de 40.000 palestinos de sus derechos a la salud con el pretexto de residiren fuera de las regiones municipales. Los hospitales árabes tampoco pueden recibir un número adecuado de casos debido a la falta de equipo médico necesario.

Campos de refugiados

Decenas de miles de palestinos viven en 17 campamentos de refugiados alrededor de Cisjordania, en zonas marginales de alta densidad de población. Debido a la falta de financiación del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS) y a su capacidad decreciente, así como al déficit económico del gobierno palestino, los servicios y la atención dirigidos a los campamentos de refugiados son casi inexistentes. Es muy difícil practicar el distanciamiento social y la cuarentena domiciliaria en los campamentos, ya que no hay suficientes espacio dentro de los campamentos de refugiados debido al hacinamiento de las viviendas, lo que provoca una alta tasa de contacto con el virus. Los palestinos de los campamentos de refugiados también sufren las tasas más altas de pobreza y desempleo, especialmente durante la pandemia, lo que añade la carga financiera al estado de la pandemia en los campamentos.

Trabajadores palestinos

Más de 50.000 empleados del sector privado han perdido sus ingresos durante la pandemia. La economía también se ha enfrentado a un gran revés y muchas pequeñas propiedades fueron cerradas. Las más afectadas fueron las mujeres, especialmente las que trabajan en sectores laborales no oficiales.

Mujeres

Las mujeres palestinas, especialmente el movimiento feminista, se enfrentan a esta situación trabajando para fortalecer las comunidades y las familias, especialmente las familias encabezadas por mujeres y las mujeres que trabajan desde el hogar. Además de tratar de limitar los efectos sociales, económicos y psicosociales negativos de la pandemia COVID-19 en la sociedad palestina, en particular en las mujeres pobres y de clase trabajadora.

El pueblo palestino se mantiene firme frente a todos los desafíos y amenazas. Se mantiene en solidaridad con aquellos que sufren de discriminación y colonización. Hacemos un llamamiento a la solidaridad internacional contra el régimen y las políticas coloniales sionistas, y el fin de la ocupación. Reafirmamos la importancia de la solidaridad feminista internacional frente al imperialismo y el neoliberalismo.

Informe de la MMM Palestina

!Resistimos para vivir, marchamos para transformar!
Boletín de Enlace – Julio 2020