«¡Aire, aire, abre las fronteras! El Mediterráneo es un cementerio!»

Por Marianne Ebel, MMM Francia

Miles de feministas de toda Europa se manifestaron el sábado 5 de junio en Francia, en las calles de Niza y a lo largo del mar Mediterráneo, cantando y bailando para afirmar que la libertad de circulación es una libertad fundamental. A pesar de todos los vientos en contra, el llamamiento de Toutes aux Frontières por una Europa sin muros resonó en toda la ciudad: feministas de más de 20 países y de diferentes continentes hicieron oír su voz para denunciar las actuales políticas migratorias europeas, la militarización de las fronteras, la criminalización de los migrantes y de las que son solidarias a la causa, y la violencia ejercida sobre las mujeres, los niños y las minorías de género y sexuales en el camino del exilio.

Organizada desde hace muchos meses, a pesar de la pandemia, esta acción sin precedentes es el resultado de la motivación y la cooperación llevada a cabo por las feministas de varios países europeos tras el encuentro europeo organizado por la MMM/Suiza en Ginebra en septiembre de 2019. El 5 de junio en Niza, los discursos y las actuaciones artísticas hicieron visibles los viajes, las dificultades, pero también la fuerza, la creatividad y la determinación de quienes están en primera línea del racismo, la xenofobia y la opresión patriarcal.

Ya se ha lanzado la convocatoria de la segunda fase de ¡Toutes Aux Frontières!: para este otoño estamos preparando una campaña feminista internacional con múltiples acciones, entre ellas una petición a favor del reconocimiento sistemático de los motivos de asilo específicos para las mujeres, las niñas y las personas LGBTQI+. Porque además de las muchas razones que empujan a los hombres al exilio, las mujeres, las niñas y las personas LGBTQI+ se enfrentan a una violencia extrema en su país de origen y en el camino al exilio, como violaciones, matrimonios forzados, explotación sexual, tráfico de personas, mutilación genital, repudio…

Estos motivos específicos de asilo para las mujeres, las niñas y las personas LGBTQI+ rara vez se reconocen en la actualidad en Europa. Por eso estamos trabajando para crear una amplia coalición de organizaciones de derechos de los migrantes y refugiados para lanzar una petición feminista europea a la Comisión Europea y a los gobiernos nacionales del espacio Schengen. Queremos que se garantice el derecho a la protección mediante el reconocimiento efectivo de cualquier motivo de asilo específico para mujeres, niñas y personas LGBTQI+. Esto incluye el acceso sistemático a las estructuras de identificación y apoyo a las víctimas de la trata y de la violencia basada en el género y la orientación sexual no heterosexual. La presencia de trabajadoras sociales, intérpretes, personal sanitario, psicólogas y abogadas sensibles a las cuestiones LGBTQI+ en los centros de alojamiento y acogida. Debe prohibirse la detención de mujeres y de los niños que las acompañan, de niñas y de personas LGBTQI+ en el exilio.

La petición, que se está redactando actualmente, también exigirá que todos los gobiernos nacionales de Europa, que han firmado el Convenio de Estambul y la Convención sobre la Acción contra la Trata de Seres Humanos, pongan en marcha la legislación de aplicación y se doten de los medios necesarios para crear estructuras adecuadas para el reconocimiento efectivo de los motivos específicos de asilo de las mujeres, las niñas y las personas LGBTQI+. Denunciará enérgicamente el proyecto de Pacto Europeo sobre Migración y Asilo presentado en septiembre de 2020 por la Comisión Europea, que consolida la Europa Fortaleza, en particular mediante el establecimiento de un régimen fronterizo más estricto, la aceleración de los procedimientos fronterizos y la descarga de la obligación de acoger en países no pertenecientes a la UE. Denunciamos este proyecto de pacto que debilita los derechos de los refugiados y pedimos que se faciliten las vías legales para que las mujeres, las niñas y las personas LGBTQI+ puedan solicitar asilo en Europa.

Continuamos con alegría, coraje y rabia nuestra lucha por un mundo libre de fronteras asesinas, libre de patriarcado.