Trabajadoras de la industria del vestido protestan por sus salarios en Bangladesh

World March of Women - Marche mondiale des femmes - Marcha Mundial de las Mujeres

En los últimos siete años, la industria de la confección de Bangladesh ha aumentado sus ingresos anuales de 19.000 millones de dólares a 34.000 millones de dólares, lo que supone un incremento del 79%. Esto convierte al país en el segundo mayor exportador de prendas de vestir del mundo, y el sector representa el 80% de los ingresos totales de exportación de Bangladesh. La industria da empleo a unos 4 millones de trabajadores, de los cuales el 90% son mujeres.

Debido a la pandemia de COVID -19, el gobierno de Bangladesh anunció el cierre del país el 26 de marzo. Toda la industria de la confección tuvo que cerrar su producción. Las trabajadoras tuvieron que ir a sus pueblos para sobrevivir sin recibir sus salarios de marzo. Desde entonces, se han cancelado pedidos de prendas de vestir por valor de más de 3.500 millones de dólares de los EE.UU., según la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Prendas de Vestir de Bangladesh.

Las fábricas estaban «bajo presión» de las marcas para cumplir los plazos de exportación y temían el riesgo de que los miles de millones de pedidos se desviaran a operaciones de la competencia en países como Vietnam o China. Así que muchas de las fábricas de ropa del país que habían cerrado a finales de marzo, bajo la presión de los minoristas para cumplir con los pedidos de exportación pendientes, reanudaron sus operaciones, a pesar del cierre nacional que se produjo hasta el 5 de mayo.

Cientos de estas fábricas reanudaron sus operaciones en las zonas industriales de Gazipur y Ashulia, Chittagong, en las afueras de la capital de Dhaka. Miles de trabajadoras y trabajadores textiles volvieron a las fábricas de Bangladesh para intentar salvar su trabajo, sus salarios y sus beneficios en medio de un bloqueo del virus de la corona a nivel nacional, lo que hizo temer un aumento de la propagación del contagio.

La Asociación de Fabricantes y Exportadores de Prendas de Vestir de Bangladesh tiene 46 fábricas, que no pagaron el salario de marzo, abril y mayo. En esta época de crisis, los líderes sindicales dijeron que debería ser responsabilidad del gobierno, los propietarios y los compradores apoyar a estas y estos trabajadores. Dijeron que si la dirección no paga los salarios, el gobierno debe asumir la responsabilidad. Además, los propietarios y compradores deberían ser presionados para formar un fondo de emergencia para la fuerza de trabajo.

Las trabajadoras de la industria de la confección de todo Bangladesh han estado protestando por los salarios impagados después de que las marcas y los minoristas cancelaran los pedidos y retrasaran el pago a los proveedores. En junio, más de 500 industrias no habían pagado los salarios de marzo y miles de trabajadoras y trabajadores de la industria de la confección se manifestaron frente a sus fábricas, arriesgándose a exponerse a Covid-19, exigiendo saber cuándo recibirían los salarios debidos. Las pequeñas fábricas también tienen problemas con las facilidades de préstamos bancarios.

En solidaridad con las trabajadoras de la confección, la MMM de Bangladesh y otras organizaciones de mujeres plantearon una protesta en favor de la justicia, los salarios y la seguridad laboral. Debido al bloqueo mundial, la MMM de Bangladesh organizó la campaña a través de las redes sociales el 24 de abril en pro de los derechos y el bienestar de las trabajadoras de la confección.

Relato enviado por la MMM de Bangladesh

¡Resistimos para vivir, marchamos para transformar!
Boletín de Enlace – Julio 2020