La lucha de las mujeres en Kurdistán

World March of Women - Marche mondiale des femmes - Marcha Mundial de las Mujeres

El sistema capitalista que prospera en la destrucción ecológica y la explotación se esfuerza por convertir el proceso de la pandemia Covid-19 en una oportunidad para salir de su multifacético flujo descendente en todo el mundo. Como mujeres de la región de Oriente Medio y África del Norte, al tiempo que trabajamos duro para encontrar formas de protegernos a nosotras mismas y a nuestras sociedades contra esta pandemia, también estamos librando luchas contra la guerra, los problemas de desplazamiento e inmigración y la violencia contra las mujeres, por un lado, y construyendo una solidaridad que trascienda las fronteras, por otro, para consolidar nuestras luchas.

En Turquía, el gobierno fascista del AKP-MHP [alianza electoral en Turquía, establecida en febrero de 2018 entre el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en el poder y el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP) de la oposición] está utilizando la pandemia como una oportunidad para fortalecer su debilitado poder. Utilizando la excusa de la pandemia ha llegado a confiscar todos los derechos de la sociedad para encubrir la deficiencia de sus políticas de salud y la economía en ruinas; está asfixiando al país con sus políticas de aislamiento. La mentalidad monista dominante masculina ha llevado al más alto nivel las operaciones políticas y militares de genocidio contra los kurdos, las mujeres y las fuerzas democráticas, al tiempo que ha intensificado las políticas de violencia política, social y económica.

El gobierno fascista del AKP-MHP ha adoptado un modo de gobernar basado en la represión de cualquier objeción con amenazas de detención y arresto, y en la intimidación de los individuos e instituciones opuestas que plantean y luchan por resolver los muchos problemas del país como los derechos, la justicia, la economía que se vuelven más severos cada día que pasa. Mediante políticas de guerra que no suspendieron ni siquiera en tiempos de pandemia, trataron de devastar la geografía del Kurdistán; nombraron fideicomisarios en los municipios y revocaron la diputación de los miembros del parlamento en un intento de confiscar el poder de voluntad del pueblo en su totalidad.

Este sistema, basado en una mentalidad estrictamente monista y masculina dominante, ha convertido en objetivo principal a las mujeres que han demostrado la voluntad de resistir y luchar contra todas las manifestaciones de sus políticas bárbaras; ha atacado brutalmente a todas las instituciones, asociaciones y campos específicos creados por las mujeres. Se están cerrando las asociaciones y centros que luchan por confrontar, construir la autodefensa y tomar medidas para eliminar la violencia contra la mujer, y se está enviando a cientos de mujeres activistas a la cárcel.

Tras la declaración del estado de emergencia en Turquía en 2016, el régimen cerró decenas de instituciones de mujeres y centros de solidaridad con la mujer. Después de tres duros años, la Asociación Rosa de Mujeres, centrada en los derechos de la mujer y en la lucha contra la violencia contra la mujer, se abrió en Amed (Diyarbakır) el año pasado para ofrecer un respiro a las mujeres. Las activistas y ejecutivas de la Asociación Rosa de Mujeres y Tevgera Jinên Azad (TJA) fueron detenidas y arrestadas en redadas en casas a medianoche el mes pasado. 18 mujeres – incluyendo la miembro de TJA y la delegada de la Marcha Mundial de las Mujeres, Gülcihan Şimşek fueron arrestadas. El 26 de junio, los delegados del Congreso de la Sociedad Democrática fueron arrestados; muchos de ellos eran mujeres. Entre ellas estaban las Madres de la Paz Makbule Erbey y Havva Kıran, ambas en el grupo de riesgo de pandemia – en sus 70 años. La policía allanó la casa de la activista del TJA Rojbin Çetin y la sometió a violencia sexual y física y a tortura durante tres horas y media en su propia casa, haciendo que los perros de la policía la atacaran. Esta tortura fue documentada por sus abogados con fotos y se hizo pública.

Durante la pandemia en Turquía, ha habido aumentos del 80% en la violencia física, 93% en la violencia psicológica, 78% en la demanda de refugio. A pesar de esto, los hombres que cometieron crímenes sexuales y violencia doméstica están siendo liberados y enviados de vuelta a casa para cometer nuevos crímenes basados en la llamada amnistía pandémica que incluye a todos menos a los prisioneros políticos y asesinos.

Turquía es uno de los primeros signatarios de la Convención de Estambul, y sin embargo la Convención de Estambul está siendo atacada por el propio gobierno. El vicepresidente del AKP ha hecho abiertamente la declaración «Firmar esta convención fue un error. Podemos y vamos a revocar nuestra firma tal y como la hemos puesto». Este discurso, esta actitud hostil hacia las mujeres por parte de quienes ocupan puestos de autoridad política está sirviendo como una invitación abierta a fomentar los delitos contra las mujeres.

El gobierno está aprovechando la pandemia para hacer un nuevo intento de reducir la edad de matrimonio a 13 años y aprobar una ley para casar a las niñas con los hombres que abusaron sexualmente de ellas. Grandes multitudes de mujeres se han levantado en protesta y las han obligado a revocar sus propuestas a este efecto dos veces antes.

La carga del impacto económico de la pandemia se ha puesto sobre los hombros de las mujeres. La política de continuar la producción sin interrupción a toda costa en aras de la «estabilidad económica», que debe interpretarse en aras del mercado capitalista y el beneficio, ha dado lugar al funcionamiento de lugares de fabricación sin licencia e ilícita sin ninguna medida contra la pandemia. Las mujeres, consideradas como mano de obra barata, constituyen la mayor parte de la mano de obra en estos lugares y se vieron obligadas a trabajar en las peores condiciones sin seguridad social o física. En otros lugares, las mujeres se vieron obligadas a tomar una licencia no remunerada y se enfrentaron a la amenaza de despido. Teniendo en cuenta la incertidumbre sobre la duración de la pandemia, es evidente que estos problemas se volverán más virulentos para las mujeres. Además, los informes mundiales indican un aumento de la violencia contra las mujeres con el encierro en las casas.

Como activistas del TJA seguimos intensificando la lucha de las mujeres a través de la resistencia contra el sistema fascista en medio de los ataques contra las mujeres sistemáticamente tramados de la manera más oscura y reaccionaria.

A través de nuestra campaña «Levántate por el cambio y la transformación» nos comprometimos en la lucha multidimensional contra la familia patriarcal, la sociedad patriarcal y el estado patriarcal. Con nuestra campaña «La lucha de las mujeres está en todas partes» pretendemos destacar e intensificar la lucha organizada de las mujeres en los ámbitos político, social, cultural, ecológico, sanitario, educativo, jurídico y de gobierno local contra las políticas sexistas, racistas, militaristas y de explotación de la religión del estado.

En contra de los fideicomisarios designados por el estado en nuestros municipios, lanzamos nuestra campaña «El sistema de copresidencia es nuestra línea púrpura» y nos propusimos como prioridad llegar a miles de mujeres y organizarnos para hacer frente a los ataques del estado al derecho de la mujer a elegir y ser elegida, y seguir luchando para construir un sistema democrático y equitativo basado en la perspectiva de la mujer.

Nuestra campaña «La masacre de mujeres es política», «Dónde está Gülistan Doku» sobre la desaparición de Gülistan Doku en Dersim desde el 5 de enero de 2020 se ha convertido en una campaña nacional. La campaña «El abuso infantil no puede ser perdonado» que fue lanzada hace 6 meses continúa como parte de nuestra lucha en el campo de los derechos de los niños.

También formamos parte de la campaña internacional conjunta de mujeres de la región de Oriente Medio y África del Norte y del mundo, «La solidaridad nos hace sobrevivir», cuyo objetivo es la liberación de todos los presos políticos y especialmente de las mujeres presas políticas.

Llevamos a cabo gran parte de nuestra labor y actividades en cooperación con mujeres de las regiones del Kurdistán y Turquía. Hasta ahora en estas campañas se han realizado marchas y declaraciones en 68 ciudades y 45 condados de Turquía y en el Kurdistán del Norte. En este período hemos aumentado nuestra participación en la labor de los medios de comunicación social mediante mesas redondas, talleres, seminarios web y campañas de hashtags.

Informe enviado por Tevgera Jinên Azad (TJA), MMM Kurdistán

¡Resistimos para vivir, marchamos para transformar!
Boletín de Enlance – Julio 2020